ALEJANDRO ANNICHARICO

ANNICHARICO7

La vida pone oportunidades en el camino y hay que tomarlas. El anterior enunciado podría explicarse con el ejemplo protagonizado por Alejandro Annicharico, fotógrafo colombiano que a los 24 años comienza a consolidarse como una de las promesas de la fotografía sudamericana. Al mismo tiempo que comenzaba a estudiar publicidad, una de las galerías más importantes de Bogotá, La Cometa, compraba una de sus fotografías para su colección de arte, lo que le hizo replantear el rumbo: la fotografía no era el hobby de los 16 años, sino la profesión a la que deseaba dedicar su vida.

Sobre su obra, y particularmente hablando del Art Work Vol. 3,  la curadora Erika Martínez Cuervo dice: “En sus fotografías, el retrato es protagónico, pero no aparece en la categoría de representación de individuos, Annicharico quiere vernos a todos retratados a través de ese tratamiento cosificador de las imágenes. Sus montajes son aproximaciones a otras formas materiales, donde los cuerpos alcanzan lo inerte, se solidifican para estar a la altura de los objetos y las prendas hechas para su teatralidad. Hay un drama en esos personajes que está petrificado por las hazañas del fotógrafo. Annicharico está obsesionado con una forma contemporánea del surrealismo, con los signos del presente que se anclan en otras temporalidades históricas y – esencialmente – en espacios inexistentes. En sus proyectos habita un cierto tipo de melancolía, aún con el carácter artificioso que contienen sus imágenes.”

Platicamos con Alejandro sobre su pasado, el proceso creativo que desarrolla y lo que podría ser el futuro.

Sergio Orospe (SO): Hola Alejandro ¿Cuánto tiempo llevas haciendo fotografía? Platícanos sobre tu experiencia profesional y cómo comenzó todo.

Alejandro Annicharico (AA): Llevo casi 7 años haciendo fotografía. Empecé a los 16, realmente muy pequeño. Creo que ese comienzo temprano fue clave. A los 17 me encontré con que una de las galerías importantes de mi país compraba una de mis fotografías para su colección de arte. Ahí dije: “Ok, éste es el camino”. A los 19 publiqué mi primera editorial en una de las revistas más vendidas de mi país y creo que esa fue la forma en que la vida me hizo seguir.
Para mi ambas partes (lo editorial y el mundo del arte) han sido importantes hasta ahora. El hacer editoriales me permite conocer la anatomía, las formas y lo que me obsesiona del cuerpo humano. Eso influye mucho en la composición de mi obra. Pero en este momento, si soy sincero, quiero dedicar de lleno mi trabajo al mundo del arte, exhibiendo mi trabajo en galerías. Creo que ese es el verdadero fin de la fotografía en mi vida. La verdad no me considero fotógrafo, sino artista visual.

ANNICHARICO1
Antártida, 2014.
ANNICHARICO3
Jellyfish, 2016.

SO: ¿Por qué entonces utilizar la fotografía en tu trabajo?

AA: Los primeros años de mi carrera en realidad fueron un experimento para saber qué camino tomar. Comenzó como un juego con logística: invitar amigos a casa, jugar a caracterizar personajes que imaginaba y termina retratándolos. Antes de eso hubo pintura, dibujo y otros lenguajes que ayudaron a descubrir cuál era el camino correcto para mi. Mi padre juraba que sería pintor, pero no fue así.

SO: ¿Crees que tu ciudad (Bogotá) influye en la forma que realizas tu trabajo? ¿Por qué?

AA: Bogotá es una ciudad llena de contrastes marcados. Creo que eso ha influido los códigos que hay en mis imágenes. En una fotografía de mi más reciente proyecto hago un tributo a su smog y a lo mucho que pesa aveces la monotonía de las ciudades en general. Bogotá ha estado ahí presente siempre.

ANNICHARICO2
Faust, 2016.

SO: ¿Quiénes serían tus fotógrafos favoritos?

AA: Peter Lindbergh y Steven Meisel.

SO: Si pudieras trabajar con alguien para alguna serie o algún retrato ¿Quién o quiénes serían?

AA: Yohji Yamamoto, Rei Kawakubo. Serían muchos pero la mayoría están muertos.

ANNICHARICO5
Feral, 2016.

SO: Platícanos de tus proyectos a futuro.

AA: En un futuro cercano viene el lanzamiento de nuevo material que ya he producido. Tengo varias ideas en mente que en su momento les contaré de primera mano, pero por ahora prefiero no adelantar mucho.

ANNICHARICO6
Cold light, 2016.
Space _ Mars _ Up
Space, Mars, up, 2014.

 

Texto: Sergio Orospe

*Fotografías cortesía de Alejandro Annicharico.

Comments

comments

More from Sergio Orospe

KISS THE DIRT

  Photo: Sergio Orospe Styling: Dan Victoria Gleason Hair&Makeup: Gustavo Bortolotti Model:...
Read More